miércoles, 10 de abril de 2013

Taller de Pastoral Vocacional - 2


En el segundo día del taller en Santa Cruz, reflexionamos en torno a relatos vocacionales del Antiguo y el Nuevo Testamento.

Padre, me pongo en tus manos.
Haz de mí lo que quieras.
Sea lo que sea, te doy las gracias.
Estoy dispuesto a todo.
Lo acepto todo, con tal que tu plan
vaya adelante en toda la humanidad 
y en mí.
Ilumina mi vida con la luz de Jesús,
que no vino a ser servido, sino a servir.
Que mi vida sea como la de Él: Servir.
Que mi arcilla se deje modelar por ti
y me conviertas en vasija de agua viva.
Te confío mi vida. Te la doy. Condúceme.
Envíame aquel Espíritu 
que movía a Jesús.
Me pongo en tus manos, enteramente, sin reservas,
con una confianza absoluta. 
Porque Tú eres mi Padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario